Compras, risas y mucha suerte…

Aunque el título pueda parecer extraño, resume muy bien el día de ayer. Todo el día buscando cosas para la boda de Septiembre, y al final todas encuentran cosas… menos yo.

Desayunamos temprano y muy rápido, ya que Silvia tenía el exámen y estaba bastante nerviosa. Cuando ella ya entró, mi madre, la suya y yo nos fuimos directamente a mirar tiendas en busca de unos zapatos para ella, menos mal que al final los encontró, porque yo ya no sentía mis pies.

Hoy hemos comido en uno de mis sitios favoritos en Sevilla, la Taberna “Coloniales”  ( C/ Fernández y González, 36/38 ). Fuimos temprano a coger sitio, que después se llena muchísimo y hay “colas” enormes, como ya me lo conozco mejor prontito, que si no se nos pasa la hora de comer.

A mí no me podía faltar allí mi tapa de Patatas con Salsa Brava, me encanta, además pica bastante y te deja “el gustito” un rato y todo.

20130525_134915

“Me encanta esa salsa roja, que te deja un sabor picante durante un ratito”

Y las croquetas de setas, buenísimas. Aunque al final pidieron un surtido, que llevaban también de espinacas y otras de bacalao.

20130525_134928

Como Silvia es celíaca ( intolerante del gluten), es fan de las ensaladas, pero más fan del queso, y pedimos una Ensalada variada con Queso de Cabra, Nueces, Pasas y una Vinagreta de Pedro Ximénez… brutal. Sobre todo el queso con la vinagreta y un poco de nueces… increíble.

20130525_134921

También pedimos una tapita de Crujiente Berenjenas con Miel… yo soy fan absoluta de la berenjena, pero la miel no me convenció. Por supuesto lo probé, pero aquello no era para mí. En opinión de “las mamis”, estaba muy buena.

20130525_134935

Y por supuestísimo no podía faltar una tabla de presa ibérica a la brasa, con patatas claro. En cuanto hice la foto, se la mandé a mi padre, para darle un poquito de envidia, que le encanta comer carne a la brasa.

20130525_140043 (1)

La cena se nos fue un poco de las manos, el otro día camino del metro,pasamos por un montón de bares y pequeños restaurantes cerca del Rectorado, y mi madre se fijó que en el italiano que a mí me gusta, había un cartel informando de que hacían las masas sin gluten. Perfecto para Silvia, que la pobre come pizza cuando la hace en casa y trabajar con harinas sin gluten se hace muy pesado.

Se lo dijimos, y super ilusionada fuimos a cenar allí. Ella sabía desde el principio que se iba a pedir, como absoluta fanática del queso, estaba claro que pediría una “cuatro quesos”.

20130525_201839

Mi madre y la suya, compartieron esta riquísima pizza, que menos mal que la compartieron porque para una sola persona, es un poco grande ( al menos para mi gusto ).

20130525_201835

Yo después de leerme y releerme la carta de arriba a abajo, no sabía que pedir. Al final, con un poco de desgana, iba a pedirme una pizza, pero releyendo por enésima vez, leí en el apartado de “pasta fresca”, GNOCCHI ( ¿cómo se me había podido pasar eso a mí? ) y claro releí corriendo las salsas, y aunque me atraía mucho la de setas y trufa, nada puede competir con una salsa 5 quesos…

20130525_203857

“Me encantó el detalle del perejil, a lo Karlos Arguiñano…” 

No pude terminarme el plato, pero puedo decir, como fan de ñoquis que soy, que ha sido uno de los mejores que he probado. La salsa estaba deliciosa, notabas los 4 tipos de queso ( el 5º es el parmesano espolvoreado por encima ) y no estaba “fuerte” a pesar de llevar roquefort.

De postre una “pizza dulce”, con la masa sin gluten claro, con Nutella, Alemendras y Azúcar Glass… creí que moría de lo rico que estaba. Me esperaba una especie de crêpe, no esta señora pizza. Riquísima.

20130525_210824

“El crêpe gigante…”

Al terminar nos invitaron a unos chupitos de Limoncello, que me hizo recordar mi viaje a Italia y lo rico que comí esa semana. Aunque todo fuera pizza y pasta, y después me pasara un mes sin probarla…

20130525_213125

Y este ha sido mi fin de semana, aunque ahora me queda estudiar, estudiar mucho. Próximamente, cuando acabe exámenes seguramente, quiero ir a un Bar de Tapas que me han recomendado, ya os contaré que tal.

De paseo con mamá…

Pues ayer en la mañana, llegó mi madre de visita. Solo está este fin de semana, que también vienen una amiga suya y su hija a buscar cositas para la boda que tenemos en Septiembre ( de su hijo mayor, por cierto ).

Ellas llegaban en la tarde, así que aproveché que mi madre estaba para que me hiciera esas lentejas tan buenas que he comido siempre en mi casa, y el postre de mi abuela, el arroz con leche.

Después y un poco tarde la verdad, nos íbamos de compras, pero aún no habíamos comido ni nada, así que por el camino, cerquita de mi casa y con un hambre canina, nos tomamos unas tapitas en un pequeño bar.

El nombre os lo pondré en los comentarios, que ahora mismo, no me acuerdo, sí lo reconozco soy un desastre para esas cosas. Pero si he comido bien me se el sitio, el nombre es lo de menos.

Estamos en plena temporada de caracoles y cabrillas, así que yo no podía pedirme otra cosa, y mi madre, fan de la comida casera, preguntó por las croquetas. Nos pedimos dos de las tres que habían,las de jamón y las de atún con pimientos del piquillo, las últimas eran de cabrillas y eso no me convenció mucho.

20130524_160332

Estaban buenísimas, palabrita, sobre todo las de atún y pimiento, y no estaban ni aceitosas ni nada. Y los caracoles a mi gusto, calentitos que quemen un poco y picantes.

20130524_160810

“Las de arriba son las de jamón, y las otras de atún y pimientos del piquillo”

Después fuimos para el centro, miramos un par de tiendas, y tocaba la hora de la merienda, y como aquí ya pega un poquito el sol, no podía faltar un buen helado.

Mi madre fue a lo seguro y se pidió un cucurucho de turrón, yo “pasé” un poco de la dieta y me pedí “helado de kinder bueno y ferrero rocher”, fiesta del azúcar pero lo disfruté como una niña pequeña. Además me lo comía rapidito, que hacía sol y se me derretía. Y siempre en tarrina, que los barquillos eso no me gustan mucho.

Son helados caseros de una heladería que abrieron hace poco aquí en Sevilla, “Helados La Abuela”, en c/Laraña 10. Recomendable 100%, están exquisitos y hay de todo tipo y sabores, “el helado de piruleta” me hacía ojitos, pero soy fan del chocolate, sobre todo para estas cosas.

Ya para la cena sí estábamos las cuatro, pero cenamos en el restaurante del hotel Doña Carmela en Bellavista (Av de Jerez, 72 ). Un restaurante algo pequeño pero muy variado para picar algo en la cena.

Me quedé con ganas de tomarme el postre allí, había un yogur griego con miel y algo más, no recuerdo qué, porque no quise pensar mucho… no por nada si no porque en casa me esperaba este estupendo arroz con leche de mi mamá.

20130524_225610

He de confesar que he probado a hacerlo yo unas cuantas veces, y aunque me sale, no he llegado a cogerle ese punto que el da mi madre, y la receta es clavada, vamos me lo iba recitando ella al lado mía mientras lo hacía…

Mañana ya tenemos fichados algunos sitios para comer y cenar… ya os lo contaré el domingo.

Disfruten del sábado y no olviden comer bien.