La información es poder, pero hay que saber elegir la mejor.

Hoy quiero pedir disculpas, este blog nació como nexo de unión entre mis hobbies, la psicología (a lo que me dedico), la vida sana y el deporte. Como una forma de divulgación de todo aquello sobre lo que leo y busco, sobre lo que nos interesa ( o creo que puede interesarnos ) en este siglo XXI.

Y, llevo unos días leyendo muchísimo acerca de un ingrediente poco o nada saludable, que está en boca de todos, el llamado “aceite de palma”. Yo ya lo conocía, y leí mucho acerca del tema, por lo que decidí no consumirlo, pero llevo tiempo dándole vueltas, como dijo Francis Bacon (o eso dicen), la información es poder, y eso quiero hacer.

Siempre he querido poder ser vegetariana, por lo animales, por el medio ambiente, pero por una razón u otra, nunca llego a mi propósito, pero si tengo claro que quiero dejar mi granito de arena en este mundo, dejar un planeta sostenible, y para ello necesitamos información y divulgación.

Hace unos años cuando empecé en el mundo de “la vida sana” me encontré con muchísima información ambigua, tras mucho esfuerzo y lectura acabas aprendiendo que puede ser considerado científico o real, y que es palabrería barata, por ejemplo, se habla mucho sobre los azúcares, las carnes que provocan cáncer y la moda de los súperalimentos. Si leemos bien, encontraremos información de calidad y acorde a nuestro estilo de vida, o al menos, hacerlo más sostenible.

¿Por qué cuento esto? Porque fue en ese intento de transición al vegetarianismo donde vi un documental que me dejó de piedra, dónde cientos de orangutanes eran quemados y torturados porque viven en el árbol de donde se extrae el fruto.

Desde entonces cada vez que iba al supermercado, miraba los ingredientes, y ni “aceite de palma” “grasa de palma” o “aceite vegetal” (desde 2014 están “obligados” a decir su procedencia) entraban en mi carrito. Y por eso os escribo hoy, ya que he aprendido mucho, os podré en siguientes posts, artículos, productos y alternativas al aceite de palma.

Creo que si ponemos una lista de productos es más sencillo para los consumidores, por lo que podremos concienciar y llegar a más de un hogar. Mi propuesta es hacer yo algún listado de alimentos para evitar consumirlo, junto con otros aditivos potencialmente dañinos, aunque si alguien tiene dudas sobre el tema o quiere comprobar o conoce algún producto, lo agradezco, que toda ayuda es poca, y los consumidores tenemos que unirnos y conocer lo que nos venden.

 

orangutan-zoo-madrid-aceite-de-palma1

 

Además os dejo una petición en la plataforma Change.org dirigida al Ministerio de Sanidad para concienciar sobre el problema de este aceite. Gracias Cristina por la iniciativa, ojalá todos tomemos conciencia y consigamos ser escuchados.

https://www.change.org/p/ministerio-de-sanidad-stop-al-aceite-de-palma