Fruta sí, zumos no.

Más claro, agua. Llevo unos días viendo como desayuna la gente en la calle, y siempre veo lo mismo, tostadas con mermelada, café y el zumito de naranja, y te dicen ” que es muy sano y hay que comer fruta”… efectivamente, la fruta es muy sana, pero ese zumito no tanto, o igual no tanto como se piensa…

Veamos, para hacer un zumo hay que usar como mínimo tres piezas de fruta ( iguales, variadas…), y ¿cuál es el resultado? el jugo de esas frutas, sin nada de fibra ni nada, solo agua, fructosa y alguna vitamina que haya sobrevivido.

Pero, ¿y si nos comemos esas tres piezas de fruta?, que acabaremos saciados a la primera pieza, nos llevamos menos calorías, y encima disfrutamos de su fibra y sus beneficios. Hombre, viéndolo así, creo que será mejor pedir fruta.

Ojo, que os daré tregua, si tienes una buena dieta y te gusta tu zumo de naranja por la mañana, adelante, no deja ser mejor opción que otro tipo de zumos, como los envasados.

Esos son bombas de azúcar, y encima concentrados de frutas, que ni son frutas naturales exprimidas ni nada, y les damos a los niños por lo menos dos al día y tan contentos. Como los “Sunnys”, los “Bifrutas” y demás parafernalia que nos venden.

El mensaje es sencillo, hay que intentar promocionar el comer frutas como algo normal, que beber agua y tomarse una fruta sea lo “normal”, no que el agua se la dejemos a los peces y a los niños les demos zumos envasados, y encima pensemos que eso es lo “ideal”.

CN_gIGSWsAAl1dA