Tratando con el Síndrome de Carencia Afectiva.

395174_nino_feliz_20121021190150

Pues siguiendo en mi línea de trabajos de clase, hoy vengo a hablaros del Síndrome de la Carencia Afectiva.  Es bastante común encontrarnos este síndrome en algunos de los casos que nos llegan a Atención Temprana.

El síndrome de la carencia afectiva hace caso a la falta de afectos y atención hacía un niño en proceso de desarrollo. Esta carencia puede llevar a una grave deficiencia en la maduración del menor, llegando incluso desarrollar trastornos.

Durante los primeros años de vida del infante, la presencia de afectos por parte de su familia es clave en el desarrollo del síndrome. Aunque principalmente la carencia de afecto es más notoria en la relación materna, ya que es básica para el desarrollo infantil.

Para la correcta maduración de los niños en la especie humana, es necesario que exista un afecto por parte de los progenitores, para que el niño crezca con una relación de apego que le permita desarrollarse en todas sus facultades.

Aunque en este síndrome se incluye el hecho de “no sentirse querido” o de “no haber querido lo suficiente”, es decir, es posible que el niño tenga toda la atención que sus padres puedan darle, pero puede tener una percepción errónea de lo que sucede a su alrededor. Esta percepción de ausencia, provoca la misma ausencia afectiva y de desarrollo igual que la carencia en sí del afecto.

Cuando el niño se ve privado del afecto de sus padres, sobre todo el de su madre como ya hemos mencionado con anterioridad. Esto le provoca un estado psicológico de desazón, un pánico terrible a perder a alguien o a que lo abandonen. Esta reacción es visible tanto en niños que han sufrido la carencia o que sienten que les falta el cariño materno.

Es una necesidad tan grande la de sentirse querido que el infante necesita buscar el afecto del que carece de cualquier manera posible. Por lo que manifiesta una búsqueda de aseguración permanente del afecto del otro y así sentirse seguro y protegido.

Se suele hablar de carencia infantil, pero es un mal que afecta a todas las edades, culturas y por supuesto, clases sociales. Pero es cierto que la evolución del síndrome depende mucho de la situación social en la que se encuentre el sujeto. Es más, se pueden llegar a establecer patrones de comportamientos comunes a estas personas hasta llegar a la edad adulta.

—————————————————————————————————————————————————

Para que se desarrolle sano y crezca feliz, lo único que un niño necesita es que algún adulto esté loco por él…

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s